VOLVER

¿Por qué caerá la actividad económica a causa del COVID-19?

Por: Sala de Prensa

31 de marzo del 2020

economia covid19

Para iniciar, es importante entender cómo funciona una economía. Y funciona de
forma circular prácticamente, con vínculos entre las familias, las empresas, el
gobierno y el sector externo.


Las familias obtienen dinero al trabajar en alguna en empresa, como empleados, o
en su propia actividad económica ya sea un negocio, siembra, pesca o un servicio
que dan ellos mismos. Con ese dinero adquieren ropa, comida, pagan una vivienda, transporte, servicios de salud, educación, viajes, recreación y otro tipo de servicios. También con estos recursos se realiza el pago de impuestos al gobierno.


Cuando se tienen ingresos, se consumen y se compran bienes y servicios. Así se
alienta la producción y la oferta de servicios. Cuando hay inversión se generan más
empleos y los ingresos generales se incrementan y se consume más, y ese efecto
positivo lleva a más producción y a más inversión.  El gobierno recibe más impuestos y puede satisfacer algunas funciones que le corresponden: obras urbanas, caminos, salud, educación y por supuesto seguridad y otros servicios importantes para la comunidad.

Todas las economías del mundo, –tal vez con excepción de Corea del Norte–,
funcionan tal como la hemos descrito. Sin embargo, ante la pandemia del COVID-19, países enteros han entrado en cuarentena para evitar un contagio generalizado que rebase la capacidad de atención de los hospitales y esto, genera un impacto económico a nivel local, nacional y global.

Aquí te compartimos algunas razones por las que la pandemia del COVID-19 ha frenado la economía en todos los sectores y en todo el mundo:

 

  • El consumo se detiene.
    Cuando la gente deja de ir a trabajar, de comprar, y, de comer fuera, evidentemente el consumo se detiene. Algunas empresas, sobre todo las pequeñas que son las que más empleo generan, dejan de emplear a la gente porque la producción y muchísimos servicios dejan de ser demandados, restaurantes, cines, tiendas, viajes, hoteles, deportes.
  • Aumenta el desempleo
Cuando se reduce la demanda de bienes o servicios, pero continúan los pagos de impuestos, de insumos, de proveedores y más, muchas empresas se ven obligadas a despedir gente o reducir sus horas de trabajo. Por tanto, los ingresos de las personas despedidas se reducen y dejan de consumir.

  • Las compras e inversiones se priorizan

Se dejan de comprar bienes de consumo de todo tipo, los no duraderos y los
duraderos, como autos, refrigeradores, televisores y se posponen incluso mejoras en los hogares. Se posponen muchos planes y compras e inversiones. Solo se realizan compras de alimentos, de limpieza y los estrictamente necesarios.

  • Se frena la producción y el comercio exterior
El consumo se detiene, y por lo tanto la producción. Lo mismo sucede con las
compras y ventas que hacemos con otros países. Nuestros bienes de exportación -que para producirlos generan mucho empleo-, dejan de ser demandados. En contraparte, si nosotros dejamos de importar, provocamos que se detenga la producción en otros países y que se despida a la gente.

  • Las economías se detienen.
    El costo en empleo y la caída de la producción es incalculable, porque va a
    depender de qué tan pronto se logre controlar el contagio. Hay estimaciones que ponen una pérdida de producto del 30 al 50% en el segundo trimestre en
    la economía americana. En ese caso, México tendría una mayor caída.

    De ahí la importancia de “aplanar la curva” de contagios lo más pronto posible para
    que el impacto económico de la pandemia del COVID-19 también se reduzca.
    Mientras más pronto logremos salir de esta contingencia, más pronto podremos
    reactivar la economía local, nacional y, por ende, a nivel global.

 


Para comentarios o dudas
TW @foncerrada
Dr. Luis Foncerrada
Director de la División de Economía y Negocios
Universidad Anáhuac Mayab

Coronavirus CTA

Sala de Prensa
Escrito por:

Sala de Prensa

Sala de Prensa

Te recomendamos